5 de mayo de 2018

PASEO DE LOS HUÉRFANOS DE POESÍA




El hambiente húmedo y patizambo de la noche, va como una procesión en Semana Santa por las calles y plazuelas del pueblo, hasta el final del mismo. En la parte alta de la villa, sobre la 1:00 o las 2:00 de la mañana, siempre aparece un leve vientecillo que alivia algo, y se agradece cosa mala, pues el asfalto, el camino al río Verde y al pantano que recoge sus aguas, aún desprende el calor acumulado durante todo el día.

Aqui siempre, incluso estando en la sierra del interior, hace un clima húmedo pegajoso, que por el dia, ahora en verano, diseca a los jornaleros en el campo, y en invierno, el viento te congela en cuanto se te va el santo al cielo. Con esto dejo dicho que, en esta sierra alicantina hay dos estaciones nada mas, invierno y verano. Hoy hace una de esas pocas noches de agosto, en que el calor se adueña de tu cuerpo como un espíritu errante, y no te deja pegar ojo.   

Vuelvo a ducharme. Salgo a la calle de madrugada al ver a bailar, a ritmo un leve vientecillo, los banderines colgados de las pasadas fiestas en la calle Altet y las antiguas eras del pueblo. Según bajo por su alameda, se desperezan también las hojas grandes y esponjosas de las moreras y los altos y viejos álamos, de hojas verdes y de anverso pateado, forman figuras fantasmagóricas. A  esas horas, el mismo vientecillo, no tan bochornoso, baja desde la fuente de la Glorieta, que se encuentra unas calles atras; es medicinal ese momento. 

La Glorieta es una vieja fuente, con siete caños de bronce y un escudo en piedra arenisca que parece tener las barras de la senyera, pero en forma de reloj de área y una fecha a medias degradada por el tiempo, las inclemencias del tiempo y tres guerras. Qué pena, nadie sabe la historia del escudo ni el año con exactitud, dicen los abuelos que van por la tarde a la fresca engiéndose de hombros. 

Aprovecho esa toma de aire de la Glorieta para preguntarme, si en éste capítulo de mi vida, soy más Sancho que Quijote,  pero no me veo en ninguna de los dos personajes de la literatura universal. El caso que esto no es el Toboso y las Dulcineas, aquí, miran a los forasteros como yo, igual que los gatos a una lata de sardinas sin abrir; mal. De camino hacia bajo, hacia el final de la villa, sospechando que será la luna quien hace preguntarme tales cosas, y en ese momento, la luna turca se detiene a la izquierda del castillo árabe del siglo X que durante tanto tiempo custodio y separó a la villa, hoy en la más humillante ruina para lo que fue, eso sí, perfectamente iluminadas. Una estampa preciosa, melancólica e hipnótica, exclusiva para basureros y crápulas. 

Sigo hasta llegar al río,  ahí, me reconforta el tímido paso de la corriente de agua que mueve las cañas, el ruido de los cantos rozándose, parecen bullir en una holla hirviendo llena de garbanzos. Me relaja su sonido junto con el de las ranas y algún grillo lejano, me siento invisible en esta semi oscuridad, intangible, no noto el peso de los artificios lúdicos y macabros de la vida. Mis sienes son dos gárgolas rotas vomitando adversidad y maldades, vistas y vividas en esta verbena, de existencial circustancia, a cámara rápida.  Aspiro el aire libre, limpio, fresco y puro que va y viene con nuevos aromas por el pequeño cauce del río Verde, y me renueva,  unos kilómetros mas arriba se ve la luz de la vieja almácera aún en funcionamiento, y me alegra la vista. Antes de volver pueblo arriba, recogo los cantos más claros que la luz de la luna me deja ver, para pintarlos mañana o pasado.

De vuelta, subo por las callejuelas adoquinadas con su eco de fondo y noto las miradas furtivas del insomio ajeno, y la luz azul de los Civiles hacienfo caja en la única rotonda que hay. Las jardineras, macetas, flores y plantas, sus colores, sus aromas, sus sombras, hace más agradable la subida. Intento extraer, con la mirada, tinta verde y virgen del tallo de un hermoso geranio, y de las delicadas gitanillas rojas que cuelgan, como trofeillos, en las encaladas fachadas de las casas del antiguo arraval la villa, para tener algo que llevarme al blanco papel de está noche huérfana de poesía, pero ni pinchándome con un cardo borriquero sacaría hoy una gota de de vinagre para mojar el posa vasos que llevó a modo de chuleta, por si la inspiración viniese plácidamente a dormir a casa. 

Un día, una noche más espetando versos rotos y destemplados al mundo, y el mundo pasa de mí cara y de mis versos olímpicamente, hasta que me fijo en la luz insustancial de las nuevas farolas del Ayuntamiento, y el eco educado del rebuzno de un burro, me dicen que es hora de irse a la cama.

Josetxu Errekerre♧Elgran Ausente.


                                   En Ronessa, a 5 de mayo de 2018



*

26 de abril de 2018

ACERAS MOVEDIZAS



~ Soneto ~

Las prisas me pasaron por encima,
sin salpicar por qué tanta premura,
desnuca el horizonte en su obertura,
rompe el alba un touche de fina esgrima.

Los ángeles en topless sirven lima,
la luna es una mancha de pintura
se vende dignidad en sobres, pura.
Aceras movedizas y calima.

Mi almohada me intenta demandar,
¡con testigos! por daños amorales
psicológicos. Toda una ofensa.

Hasta soñar provoca el acabar,
en un sumario con dos anormales;
idiotas en legítima defensa.

Josetxu Erreke®Elgran Ausente.


En Ronesa a 24 de abril de 2018  





14 de abril de 2018

°TU BESO° Soneto



Y si esta noche en celo y sevillana,
la razón se nos vuela de un soplido,
entre volantes verdes del vestido,
lunares con pecado de manzana.

En volandas nos vamos, bien lozana,
en tu brazo, el mío recosido,
tu beso a mi recaudo y escondido 
para esa boca; arco, flecha y diana

del inútil borracho de Cupido.
Pero hoy disfrutemos del nirvana,
sigamos la corriente sin más ruido
que la serrana piel junto a la hispana.

Consciente más por todos impedido,
olvido que ayer, hoy era el mañana.

Josetxu Erreke®Elgran Ausente.



En Ronesa a 14 de abril de 2018
 



3 de abril de 2018

• PIANOS EN EL AIRE • Soneto



Soneto

Auroras sin luz por mi dormitorio,
soy un furioso hurón en madriguera,
el ticket, fulminado, de mi espera
va en pavesas de amor al tanatorio.

Me siento un niño chico e ilusorio
que pide a Santa Claus la luna entera
para ella en propiedad, y que sí quiera,
escapar del bi-matrio purgatorio.

Pero jueces y narcos, ley y trampa,
se partían el culo enfrente mía,
me acordé finamente de su estampa...
y me cayeron dos años y un día.
 
Con olor a esa sombra que no escampa,
y el dolor palpitando en poesía.

Josetxu Erreke®Elgran Ausente.


Ronessa, 31 de marzo de 2018 


🎵

Tango: "La Cumparsita"





24 de marzo de 2018

~ NOCHE DE VERSOS SIN AMOR ~






Día de la poesía.
Limando la noche estoy
para que mañana, u hoy,
alguien con trato de usía,
nombreme poeta un día.
Con título bien firmado,
y en un gran marco dorado,
para mi madre y su orgullo,
yo sólo pido y concluyo,
no pagar por lo editado.

Día de la estatua en vida,
del olor rancio y tabaco,
de pulgas del perro flaco.
 De descocerme la herida,
con tinta y la sangre hervida,
el día de las virutas
del carmín Lux de las putas,
del sinónimo de amor.

Y mis venas del color
de los versos que me amputas...

Josetxu Erreke®Elgran Ausente. 

De tinta y de sangre, hervida,
la cocina de tu verso,
bien servido aunque disperso
su diapasón de suicida.
Amputadas de movida,
trastabillando en la escena,
marionetas de la pena
las sílabas se desmañan.
No llegan - por más que arañan -
a emprolijar su melena. 

Eva Lucía Armas


Disperso, doña Lucia,
estoy, hará más de un año,
pues en mi costado extraño
el corazón que tenía.
Sin un, está boca es mía,  
telarañas y cruceta
ahorcan la marioneta,
si las obras salen ranas 
es por que muero sin ganas,
cuando la vida está a dieta.

Josetxu Erreke®Elgran Ausente 

(Segunda entrega)

Yo soy la rosa en los hielos
la edelweis de la montaña,
la que sin comer se apaña
en esta vida de duelos.
Como a todos, desconsuelos,
don Josetxu, me han sobrado,
y estoy, como sin pecado,
armada detrás del muro.
Es mi bo(d)ka de cianuro
lo que espanta al más osado.

Y no es que soy malhablada,
sino toda una damita,
educada, sencillita...
pero no voy de callada.
De la vida y su punzada
puedo escribir un tratado,
como usted, bien dibujado
en los mapas del presente.
Tengo el corazón ausente,
y el verbo, desmesurado.

Eva Lucía Armas 

Una amantis peligrosa
que come sopas con hielo,
enfriando el desconsuelo
con pétalos de su rosa.
Pendencias, duelos... curiosa,
clavas a los indecentes,
la faca de entre tus dientes,
y punzadas educadas
a las camisas dobladas,
con pulso, de almas carentes.
~
Yo ceno restos mentales,
sirvo copas de amoniaco
con el nervio del maniaco,
a fulanitas de tales.
Incendio los invernales,
con ángeles y con alas
que pintan las colegialas.
Doña de letras tomar,
y de armas de filo impar,
te envido sin antibalas.

Atentamente, don Josetxu Erreke®Elgran Ausente.






POETA SI

Hay versos que se acaloran
en ciscos de mil avernos.
Tu copla congela infiernos,
kamikazes que se inmolan
allí donde se extrapolan
las falacias del cobarde.
Lanzas coplas sin alarde
como ballestas sin crestas
y lisonjeando las testas…
bajas lunas a la tarde.  

Cual letras de filo cardo

la tozudez del escriba
no resbale en la diatriba
hiriendo al novato bardo.
Pues si en facundia retardo
esa efusión que destella, 
la musa de fase bella
maniobra cual una ardilla
y el poeta en su buhardilla...
trasciende polvo de estrella.

atte. Miriam Paz Jordán 
    
Ni mantis ni peligrosa
ni fulanita de tal;
para su verbo: casual,
la décima: contagiosa.
La bebida espirituosa
tendrá mejor acogida
en una boca abducida
que se rinda ante su encanto.
Hay quien se entrega al quebranto
con vocación de suicida.

Yo agradezco, caballero,
el contrapunto gentil
de su verso varonil,
intenso, claro, certero.
Me ha gustado el entrevero,
tiene fuerza su propuesta
y redobla bien la apuesta
con mucha garra sonora.
Regreso a ser su lectora
entusiasta y bien dispuesta.

Todo un placer don +Josetxu Errekerre . Hasta otra y muchas gracias.

Eva Lucía Armas 




Piedad, del verbo sucumbo,
para este brujo aprendiz,
que no saca una perdiz
ni de la oreja de Dumbo.
Las cartas de Heraclio tumbo
si Fornier, desde ultramar,
sopla para desmontar,
los naipes de mi castillo.
Cierro todo con pestillo...
justo antes de estornudar.




A quién voy a abducir
con un reloj de pulsera:
dime ¿a la violetera?
Son ganas de confundir;
y al soberano aburrir.
¿Qué vas a hacer jake mate
al rey de bastos? Andate
y levantate zarina,
pues soy peón de la mina
del verso y el disparate.


Josetxu Erreke®Elgran Ausente 

El placer es mutuo doña +Eva Lucía Armas, muchas gracias y hasta la próxima.   


DE BRUJO Y HADA
mpazj.

De brujo y hada es el cuento.
Entre chispas y centellas
hay ignotas epopeyas
que ligan en barlovento
donceles en descontento
con la fiereza de leones
defendiendo sus blasones.
Tal Herodes su reinado
o Moisés emancipado,
enarbolando pendones

van las letras del escriba
litigantes e injuriadas,
no mudas, muy desbocadas
cómo barca a la deriva.
En arenga sensitiva,
ingenio Errekerre aplica,
más veloz alguien replica,
rasgueando por el sendero
verso tan arrabalero…

Que una campana repica.

Contrapunto con: Jotexsu Errequerre 

DEL VERSO Y EL DISPARATE

Del verso y el disparate
liba el bardo perturbado,
asceta y desamparado
oteando el escaparate
del poeta que en combate
le compone un verso... en tanto,
cual soldado de Lepanto
declama en feroz cruzada
con tabardo y con espada...                  
Tal celador del espanto.   

La premisa del dislate
hace efecto en la lectura
si la trova sin cordura
agitada y romancera,
se instala muy tesonera
intimidando a que exprimas
reproductivas enzimas.       
Y una lira destemplada, 
al fondo aporta una osada,
desavenencia entre rimas.

Otrora, expuesta al albur
impuesto fue mi destino,
en las sendas de un cansino
esplendor de luengo azur.
Y entre copas y un tahúr
mis versos se hacen cicuta,
cuando la reglada escruta
las estrofas ancestrales
y entre dríadas y vestales…  
La Parca, cae disoluta.



Miriam Paz Jordán 






Ronessa, 23/03/2018




18 de marzo de 2018

° LA LENGUA MÁS NOBLE; DE PIEDRA ° Soneto


Pose y posador: Josetxu Errekerre 


Contemplo la montaña y sus troneras
que moldean sinuosas su costado,
peña curtida por canto rozado 
en las salvajes trombas tan tiberas*. 

Muerde el toro la beta en las canteras,
las águilas afeitan en picado 
los bancales de olivo y de granado, 
las tartanas se van por las pedreras. 

Jardín de almendros, vid que el norte enfila,
Los pinos en manada el viento esquila.
En la tasca presagia agua una carta,

tras la lluvia parece sudar plata
por los mordiscos dados en la priedra,
y el musgo tiñe con verde hiedra.

Josetxu Erreke®Elgran Ausente 


17 de marzo 2018 en Ronessa



(*) Tibero es el gentilicio de Tibi, población donde se encuentra el pantano más antiguo de Europa, y el segundo más antiguo del mundo en funcionamiento. Esto no es de la Wikipedia, o como se llame.




°°

11 de marzo de 2018

• EL ORBE PERDIDO DE GLEBA • Romances Amotinados





~ Romances Amotinados ~

Eslaboncito de celda
para mis huesos te quiero.
Grillos y grilletes cierran
toda inocencia de preso,
que escribe y también ruega,
que a este Penal sin puerto,
le manden unas candelas
y un pan con risas y excesos,
de esos que nunca meriendas;
los mismos que yo no ceno.
Pero hoy me recomiendan
de tu cuerpo ser interno,
hasta aumentar mi condena,
contigo al exceso eterno. 

Guitarra de doce cuerdas
con la docena al viento, 
vuelan y caen las prendas.
Frente al sincero espejo
bailas y me contorneas
tus dos caras a un tiempo,
para que sólo yo te vea
rabiar llena de deseo,
persignado me encomiendas
- entre unas piernas de miedo -
la cruz que tu escote enseña
del agnusdeí maquiavelo,
tributo a esas caderas,
que riman, sin romancero,
con mis dos manos en ellas.
(Que Dios me salve primero)

En el túnel de tu ombligo
viajo centro de la tierra,
las cascadas de rocio
caen al jardín que riega,
tulipanes color vino,
el orbe perdido de gleba,
que Dios olvidó cuando hizo
esta ecuación, de pena.
Y construyó el paraíso,
dentro de una flor de Esgueva*
que abre en tono prohibido
en su alcohoba en quiebra.

Palmas de Semana Santa
dan sombra a dos caramelos.
Yo, en mi inocencia inata,
en sobres de trerciopelo,
aparecen en mi cama
dientes de "te echo de menos"
debajo de mi almohada,
y me siento tan pequeño
buscándote por la casa,
lo mismo que un seis de enero.
En el water descanso hasta
que el reloj me llama, lerdo,
y la ducha una asta mala
que me abre entrañas y pecho;
y qué alegría tan ancha
cuando al mirarme por dentro,
te veo a mí abrazada.




Josetxu Erreke®Elgran Ausente

Ronessa, madrugada del de marzo 2018



(*) Quien dice el Río Esgeva, dice la carretera de Utrera. 






4 de marzo de 2018

• SOL Y SOMBRA • Soneto




Soneto

Ay... Si más cerca, más, yo te tuviera,
por poner un ejemplo, en mis brazos.
Qué sol nos dará sombra en los terrazos
uniendo las figuras en la acera.

Si limpiara el champú de aloe vera,
con decoro, la sarna de un plumazo,
del cielo se caería un pedazo
con tu
 apellido y nombre de soltera.

Y nuestras sombras siguen abrazadas,
entre plaza del Mar y Los Luceros*,
y nuestros brazos con souvenirs bajo.

Abrazamos los dos las almohadas,
nuestras bocas líándose a te quieros
en un divan de hielo y altibajo.

Josetxu Erreke®Elgran Ausente.

Ronessa 4/3/2018



(*) La plaza del mar, antigua entrada a la ciudad por el puerto de Alicante​ y La Plaza de Los Luceros, son las mas emblematicas de la ciudad.





23 de febrero de 2018

° SEÑOR PLACHADELL EXPERIENCE •




SONETO

Pone el zapping en Chanel Star,
en busca de los sueños carnales,
duerme en la dimensión de los astrales
viajes de uno, y a parte el mueble bar.

Quién, si puede, pasa de apostatar
un credo que redime ambos males,
- por el día son pecados capitales -
y entra en la fases rem sin codificar.

Para qué complicarse en relacciones
apadrinadas por fans del fracaso,
él, zapping de una a tres; es todo un caso.

Disfruta hoy que no tiene opciones:
sexo trántico orgías, sadomaso...
un arem sideral sin ceda el paso. 

Josetxu Erreke®Elgran Ausente.

Ronessa, 23 febrero de 2018


🍉


Registro General: de la Propiedad Intelectual Porvincia Alicante y afiliado a S.G.A.E. (1999). 



12 de febrero de 2018

*• VALKIRIA: GÉNESIS NOW •*






Has andado, sin hundirte,
por el mercurio que marca
los grados Celsius del pecado,
en las catedrales del miedo,
sabiendo que era estaño fundido.

Algunos años más tarde,
con la verdad en fotografía,
la mentira y Pedro por su casa,
eran uña y mugre.
Y ahí estás tú, tras la puerta,
esperando a la guerra
que venga a comer
y se eche la siesta.
Tú, sonrisa en mano
y el a hierro matas en otra,
sin maquillaje mimetizado
ni esmalte rojo de unas,
igual que una mujer espera
al vendedor de helados Camy
en una playa de Málaga.

La muerte es un paso de cebra,
cruzada con sopa ganso,
que al salir del ascensor
matar a sustos quisiera; 
de ahí el cruce con ganso.
La pálida entra a arroparte de noche,
y por contra tú, pasas frío,
con un salto de cama en cada zapatilla,
un amante propio en el ropero
todo vestido de verde,
y machete cruzado al cinto; 
totalmente inadecuado para la ocasión.

Los potrillos apocalípticos, 
en ovillo, bajo tu cama,
te dan el calor que te roba
el gondolero perdido en La Atlántida,

prestos y dispuestos a liarla parda
por el color del cepillo de dientes,
o apagar el calentador 
a mitad de la ducha, si se tercia;
guerritas de andar por casa 
- que me niego a llamarlas domésticas -
Y ellos, los potrillos, velarán por tí
hasta que a la joventud venga

con los labios pintados,
 con el aroma del café recien hecho,
y , tacones en mano, saltes
las charcas de lágrimas del felón,  
sin mancharte tus pies desnudos 
 y empiece un nuevo Génesis.


Nada ni nadie va a piratear
la estela de la luna sobre el río,
y hay un jardín sin puertas
a las a fueras, esperándote.
Lejos de Dios y sus iconos,
por que no eres de este infierno
llamado once de febrero,
ni del polvo, ni del agua, ni del aire...
Eres puro corazón y sangre.

Y yo, un Lucrecio caprino,
epicurando sobre qué fue primero
¿el maíz o la mazorca? 
 a la espera que toques el timbre,
y escuchar el estruendo
de dos corazones rompiendo juntos,
a latidos, la barrera de sonido.
Entonces, sabré que ya has llegado.

Josetxu Erreke®Elgran Ausente.  


Ronessa a 11 de febrero de 2018.