7 de agosto de 2013

• PIDIENDO GUERRA • 2.7





         Por qué me azota como al salva'o,
por qué  esas botas me extravenan
no gasta esposas llevo un candado,
que en cada esquina con calma estrella.

Levo arañazos por todos lados,
un diente suyo que ha hecho mella,
hombro y cadera desencajados,
del baile turbo de sus caderas.

Si a mí me gusta descafeinado,
con azuquitar dulce y morena,
ella me planta un café cargado,
y esa noche no hay quien duerma.

Pierdo a las prendas a ojos vendados.
Me enreda entero con o sin venda,
y yo se lo pongo bien ajustado,
mientras susurra: “yo soy tu negra”.

Y se lo endulza con Cola-Cao,
con fines píos hacia mi lengua,
y se lo dejo que niquelado,
y más limpito que una patena.

Si se alborota date por dado,
rueda mi miel sobre sus hojuelas,
con un tralarí y un tralara’o,
 y ay! se arma la Mari Morena.

Nos acostamos los dos por K.O,
bien pegaditos, como tachuelas,
y nos dormimos desarropados,
y me despierta pidiendo guerra.



Josetxu Erreke®Elgran Ausente 



La Sequia verano 2013. Adaptada y reformada por Josetxu Erreke®2017 primavera. Calle Llargarto.