13 de abril de 2014

• CONTROVERSIA CUBANA, ESPINELA O LA DÉCIMA , por el Poeta Cubano, y nocturno, OVIDIO MORÉ Y UN SERVIDOR • 2.7


Josetxu Idem Amigo, hermosa espinela. Yo soy fanático de la décima, es la forma poética con la que más me identifico por mis raíces de campesino cubano.

Audaz, etérea y selecta,
la abeja de flor de almendro,
el néctar bribón que engendro
a oscuras lo recolecta.
Criatura ajena y perfecta,
en su color escarlata,
erótica se desata
y a su melaza me adhiere.
Y sólo cuando ella quiere,
lánguidamente me mata.


 Elgran Asuente.

Josetxu tu abeja roja
el corazón me ha colmado
de ese verso edulcorado
con las mieles de un Rïoja.
Luego discurre y me moja
las manos para que viva
esa pasión y yo escriba
una décima en tu honor.
Como la abeja en la flor
me quedé liba que liba.


Ovidio Moré

Un abrazo, hermano.
Moré, poeta cubano,
cruzó el charco al continente
a España, concretamente,
con apellido de hermano.
Compadre, dame la mano,
que cual grita tu paisana
Celia Cruz desde La Habana:
¡Azúcar! fue conocerte!
Entre Espinelas, sin verte,
aquí me quito la espina,
que aunque no es muy campesina
te replica. ¡Mucha suerte!

Elgran Ausente.

.
Veo que la controversia
se expande como la espuma,
no se resta , todo suma,
será la ley de la inercia.
Venga de China o de Persia
se acepta a cualquier poeta:
bullanguero, anacoreta...,
da igual si es buen versador,
y quiere, con buen humor,
mostrarnos cuál es su meta.

Ovideo Moré

El quid es poder rimar,
sin la métrica olvidarse,
y luego envalentonarse
para diez versos limar.
Luego pulir y  firmar,
porque hay mucho trampista.
Que se cree con buena vista
para la improvisación.
Ni de Dios tendrá perdón
si pretende ser artista.

Yo tengo una vida errante.
Te cuento,  querido  hermano,
me siento un poco cubano,
pero  nací en Alicante.
Soy un marinero andante
que peregrinó a Santiago
más tarde a Cuba, en Trivago*,
y bebió versos de Arenas,
de Machado, y en mis venas
llegaron hasta el imago.

Elgran Ausente.

(*) Agencia de Viajes
Que buen encuentro guajiro
entre hermanos y espinelas,
como pa' echarse las chelas
y disfrutar de este tiro.
Casi estaba de retiro
mas me detuve un segundo
para gozar de su mundo,
de sus voces, de su canto,
y del espontáneo encanto
de este encuentro tan fecundo.

Gonzalo Reyes

Aunque voy de trotamundo
sé que ser agradecido
es de carnal bien nacido,
(que lo sepa todo el mundo)
Este blog meditabundo,
pero tiene efervescencia, 
agradece tu asistencia
pues motivaste a la gente,
y cuando tú estas presente
ya nadie nota mi ausencia.

Elgran Ausente.

Gonzalo qué maravilla
el no haberte retirado
y que aquí te hayas quedado
leyendo desde tu silla,
y que luego con la arcilla
del buen verso la bandera
levantes a nuestra vera
y nos cantes tu emoción.
Tú le has puesto corazón
a esta cordial sementera.


Ovidio Moré

Soy amante de tu tierra
portadora de talento
cuando esto digo, no miento
me embelesa lo que encierra.
Me gusta su mar, su sierra,
su trovar y sus cantores;
sus historias, sus amores,
sus poetas y su cielo.
Lo que nos regala al vuelo
un ave de mil colores.

Gonzalo Reyes


Unos cuantos payadores
han alzado la guitarra
para soltar de la amarra
su expresión de trovadores.
Vamos a rendirle honores
a la décima espinela
cual pique de suave espuela
hasta que sangre su voz.
Habrá que ser muy veloz
para que al otro le duela.


Por eso, creo, señores,
que por aquí es complicado
este tema improvisado
para lucir los colores.
Les propongo a sus ardores
venirse p'a Ultraversal
para que así, cada cual,
luzca su dote en el ruedo.
Véngase, Ovidio, sin miedo,
que quiero probar su sal.

Eva Lucía Armas

No sé si al probar mi sal
se quede usted patitiesa,
porque mi sal es traviesa
como abeja de un  panal.
Iremos a Ultraversal
para rendir homenaje
a la décima, y bagaje
iremos cogiendo a paso,
pero he de tomarme un vaso
de poético brebaje.

Ovidio Moré


No me faltaran razones
para subir la colina
y llenar de gasolina
las nubes como camiones.
Que retumben los bordones
del cielo por Tito Puente,
y que llueva el agua ardiente
desde España a Portugal
y alumbre mi fanal
el corazón de esta gente.

Elgran Ausente

Un euskaldún y un guajiro
me han pedido una espinela
y aunque la prenda no duela
tendré que darle un gran giro,
que el verso libre al que miro
como ejemplo de poema,
aquí ha de ser anatema
y en el rimar y escandir,
hallaré mi porvenir
si me libro de la quema.

Dalianegra


A este grupo yo me uno
si se permite mi apuesta,
a esos versos en respuesta
a Ovidio y su 
son montuno.
 Cubano no hay más  ninguno,
pues Josetxu es de Alicante
y yo resido en levante
aunque nací madrileña,
me encanta tirarle leña
a este fuego "diezrimante".
Gonzalo no era esperado,
añadimos a Lucía
y Dalianegra se unía
a este duelo inesperado.
Todos bien se han inspirado; 

cada cual hizo su aporte.
Fueran del sur o del norte,
vinieron a la cosecha.

Y ahora la Décima acecha
a que llegue otro consorte. 

Beatriz Barragán. 


Este es el origen de esta entrada:
Beatriz quedo agradecido
por tu homenaje sincero,
aquí lo digo y espero
que te hayas decidido
a seguir con el partido
de la décima espinelas,
y un día enciendas tu vela
de candente poesía
en la pirámide mía
y seguir la cantinela.

Ovidio Moré

Osvaldo, tomo el testigo 
de estas décimas en fila,
rimando, hila que hila,
para seguirte, mi amigo.
Reviento si no te digo
que estoy feliz este día 
de hacer la décima mía, 
entre gente tan dispar.
No sé si voy aguantar 
tanta dicha y alegría.


Beatriz Escribe. 
Con mimpluma dispuesta,
aunque su gracia me falte,
entiendo que esto es como el mate:
si a uno le ofrecen, asienta.
Y con su permiso y pacienca
aunque entienda poco del rollo,
me mando, y lo digo en criollo,
pues quiero ponerme a prueba.


De sus tierras, payadores,
yo conozco poco y nada
pero ignorar no me apaga
ni aumenta mis dolores;
y con un coro de tambores
que acompañan estas rimas
va un “salud” desde  Argentina
mis queridos escritores.


Por escrito nada más.


Paren un moento ¡Hombre!
no versen con asonante,
la espinela es consonante
o inventemos otro nombre.
No hace falta que me asombre,
estrújense el seso un poco,
encuéntrenle el agua al coco
no hay que ser de Deusto.
Seguir las reglas, lo justo,
para no volverse loco.

Elgran Ausente.


Vale mucho tu aclaración
y agradezco tu paciencia.
Sepan que me avergüenza
no haber prestado atención
que, a pesar de ese fervor
con que escribí mis letras,
nunca entendí la receta
que detallo Elgran Ausente
y aunque saludé cálidamente 
nunca  escribí una espinela.


Por escrito nada más.


Gratísima es la sorpresa
por la buena compañía
que me encuentro en este día
convidándome su mesa.
Sin querer la sobremesa
se llenó de buen ingenio
con el arte primigenio
de la décima amistosa
brindándose primorosa
a conquistar nuestro genio.


Gonzalo Reyes

Buenas noches yo te digo 
Josetxu, que ya está bien,
ya no tenemos con quien
traspasarlo este testigo.
Yo te aconsejo, mi amigo, 
vayamos a descansar 
para mañana rimar
con frescura matutina
que ya ni veo la mina
del lápiz para versar.


                                   Beatriz Escribe


Que no suene a despedida
eso te digo, y te cuento:
Quien desarrolló este invento
no tuvo horario en su vida.
Aunque haya gente dormida
yo no me pierdo un envite ,
 y es raro que no lo evite,
sabiendo bien que madrugo.
Por un sueño no me arrugo,
y echo el guante, sin remite.

Elgran Ausente.

Veo que el virus ha entrado
con pasión en vuestras venas
y que las décimas plenas
van brotando a cada lado.
Estoy feliz y asombrado
con esta comunidad
que ya mismo en sociedad
de largo se estrena y viste.
Al probar de vuestro alpiste
he sentido la hermandad.

También respiro hermandad
talento y muy buena onda.
No hace falta que me esconda,
lo grito con libertad
en cada pueblo o ciudad
país, isla, continente:
"Subamos esta pendiente
de la espinela con ganas;
que broten sanas y ufanas
desde el corazón latiente."


Ovidio Moré. 


Con ustedes yo aprendí
de la décima espinela
sin tener que ir a la escuela
y  un examen no rendí.
Ni tampoco pretendí
aprenderlas de la vida;
cuesta mucho la subida
sin el maestro presente:
un  "Moré". un "Gran Ausente"
para orientar la movida.

Carlos Enz Pondal 23/4/2014