18 de julio de 2017

• COMO EL MIMBRE A LA MADERA •




Yo que pasé por ahí
y nunca quise parar,
hoy tengo que maniatar
al Hércules que hay en mí...

Si consiguiera plegar,
desde la costa murciana 
al peñón de Gibraltar,
y en discreción salesiana,
por un momento borrar 
la bahia gaditana
y en fantasías saltar
de San Lucar a Triana.

Y cantar Pasa la vida*,
cena en la Calle Bétis*,
pintando los espaguetis
con tomate verde oliva. 



De las calas de Alkabir 
a coronar la albardilla, 
de la noche de Sevilla,
mirando al Guadalquivir.
Con lápiz de regaliz,
escribirte redondillas 
sentada entre mis rodillas,
lo más pegadito a mí.



Y el Aire, por Bulerias*,
cama en el Hotel amor*,
Camarón*, dos alegrias;
los hermanos Amador...

Y en su modus fecundar
con tinta de poesía,
bajo el sol de Andalucía,
la flor de blanco azahar,
que con fiel alevosia, 
guardas en el paladar
-fino y veneno retard-
de esa boca que es mía.

Y al Cristo de esta capilla
pedirle algo yo quisiera; 
de penitencia, la astilla 
que en mi corazón cosiera
en nombre de su Sevilla,
sin mentar quien ella fuera:
yo quiero hacer una silla
con mimbre y noble madera.

Y sentarnos a la espera,
borrachos sin manzanilla,
de pasar en canastilla
toda una vida, entera. 


Josetxu Errekerre 🌙Elgran Ausente.



(*) Pasa la vida 
     Calle Betis
     Las bulerias del aire
     Hotel amor 
     Camaron 

Estos son títulos de canciones del grupo sevillano "Pata Negra",  y esos pequeños versos, mi particular homenaje a Rafael Amador, pionero y artífice por excelencia de lo que hoy se conoce como Fusión Flamenca. 

La cama y cena ¡Ay! Que sin razón , yo no quiero...  del tema "Bodas de Sangre" letra: Fdco. García Lorca Música: Pata Negra, Rafael Amador. 




Calle Llargarto 18 de julio 2017


9 de julio de 2017

COPLA & TABULAE





























Me abres mi boca y la trampa,
subes y bajas los cielos.
Tu cabello a llamaradas,
dan forma a golpes violentos
a la sinfonía arpada,
entre el mismísimo suelo
que aguanta tu ígnea cama,
y la escalera de incendios
que hasta los infiernos baja,
para mi suerte o lamento.
En mi afán por ver tu cara
que, intuyo y no la encuentro,
te caes sobre mi y me tapas
mis ojos con un pañuelo,
y cuando mi intuición falla
hundes tu chaira en mi pecho,
y en leve sonrisa, cantas,
"Y sin embargo te quiero".


Es la hora en que el sudor,
con su dulzura salada
moja la sábana y preña,
con dos lágrimas de Dior,
mi figura retratada.
Mas tu silueta se empeña
en el cliché de ambos, dos,
como foto revelada
que nuestros cuerpos muestran
en lienzo monocolor,
dos sombras de agua en tu cama,
y para nada desdeñan.  
Doy con tu clave en La menor,
tu cintura es la guitarra
que me improvisa e ingenia,
sin cuerdas ni afinador,
ni partitura que valga,
tocando "La Malagueña".



Josetxu Erreke♧Elgran Ausente 




Calle Llargarto,  primeros de julio 2017.






El directpr de cine Robert Rodríguez a la guitarra con Los Chingon,  interpretando una versión de "Malagueña Salerisa"