9 de julio de 2017

COPLA & TABULAE





























Me abres mi boca y la trampa,
subes y bajas los cielos.
Tu cabello a llamaradas,
dan forma a golpes violentos
a la sinfonía arpada,
entre el mismísimo suelo
que aguanta tu ígnea cama,
y la escalera de incendios
que hasta los infiernos baja,
para mi suerte o lamento.
En mi afán por ver tu cara
que, intuyo y no la encuentro,
te caes sobre mi y me tapas
mis ojos con un pañuelo,
y cuando mi intuición falla
hundes tu chaira en mi pecho,
y en leve sonrisa, cantas,
"Y sin embargo te quiero".


Es la hora en que el sudor,
con su dulzura salada
moja la sábana y preña,
con dos lágrimas de Dior,
mi figura retratada.
Mas tu silueta se empeña
en el cliché de ambos, dos,
como foto revelada
que nuestros cuerpos muestran
en lienzo monocolor,
dos sombras de agua en tu cama,
y para nada desdeñan.  
Doy con tu clave en La menor,
tu cintura es la guitarra
que me improvisa e ingenia,
sin cuerdas ni afinador,
ni partitura que valga,
tocando "La Malagueña".



Josetxu Erreke♧Elgran Ausente 




Calle Llargarto,  primeros de julio 2017.






El directpr de cine Robert Rodríguez a la guitarra con Los Chingon,  interpretando una versión de "Malagueña Salerisa"