28 de septiembre de 2017

° EXTRAVAGANCIA ° Soneto




- Soneto -

Sin un clavel trepaba hacia tus ojos 
y al mirarte eras humo de tabaco, 
al cielo clamé ¡Esto es un atraco! 
Chirrían en la noche los cerrojos. 

Volcamos tantos férreos arrojos 
que los pulsos rallaban lo cardiaco, 
la demencia era un gran afrodisíaco, 
escalera de caracola y antojos. 

Qué trance maniaco me impulsaba,
al ser que llevo dentro a estamparse
contra el cristal, que frena, nuestras vidas.

Un bis a bis con vistas a la nada...
¿Viste sangrar las bocas al besarse
rotas, por los cristales, divididas? 

Josetxu Errekerre®Elgran Ausente.


Calle Llagarto, a 27 de septiembre de 2017