20 de noviembre de 2017

°LA LEYENDA DE LA CARA DEL MORO II° Serie de Espinelas



~ Tregua y Paz ~

Su impertérrito enemigo,
el cristiano Juan de Arnäu,
Señor Conde de Xiräu,
guardaba un trato consigo;
la paz a cambio de trigo
que tributaba a disgusto.
Y aunque fuera pago injusto,
la vida de su hijo estaba
a salvo, aseguraba,
el Conde con porte augusto.
~
En tiempos de placidez
de tregua, paz y bonanzas,
el Wali* montaba danzas;
zambras traídas de Fez.
Nada había de escasez,
manjares, frutas de Oriente,
aspirante y pretendiente
para la princesa mora;
si el Wali el bigote escora,
el rechazo era inminente.
🌙
En uno de esos fastuosos
festines que el Wali daba,
se presentó en embajada
un cónsul de ojos curiosos
y ademanes herrumbrosos.
Anunciando sin recato:
"Mi señor y el sultanato
la mano quiere pedir, 
con su venia" osó decir;
y el Wali soltó su plato.
~
En su fortaleza el Moro
de algaraza regocija,
piden la mano de su hija;
con presentes seda y oro.
Trae un preciado tesoro
oliendo a lino y varbasco,
todo un Sultán de Damasco,
para Zaira, como dote,
y el padre el noviazgo acote.
Zaira ignora tal enfrasco...

Continuará... 🌙

Josetxu Erreke®Elgran Ausente.

Noviembre 2017 Calle Llagarto

(*) Wali o Valí: Gobernador o monarca de una provincia musulmana.