20 de diciembre de 2017

° DIÓGENES Y YO ° Soneto





Diógenes tiembla en la escalera
de un desolado barco de vapor,
donde escombro a estribor y babor
el motín desertor de mi chistera.

Busco un espejo en llamas que me quiera,
sin ojos que me ocupen su interior,
pues miran y me leen sin humor
el papel de envolver pez en salmuera.

Me juego el café al baloncesto
con bolas de papel y de hojarasca;   
y vivo atormentado en falto gesto.

Embolsa triza a triza, todo puesto,
Diógenes, se cura el mono y rasca
un hueco a esta bolsa con el resto.

Josetxu Erreke®Elgran Ausente. 


Calle Llagarto, 20/diciembre/2017.