4 de diciembre de 2017

° RAVIOLI ° ~ Romance Anímico ~




Qué perra tuve contigo:
Ayer tomamos el té ,
y en ameno toma y daca,
tremenda charla nos dimos
demorando por las plazas,
ya bien pasadas las cinco,
me invitó a un par de grappas,
nos fuimos riendo a su piso;
si mi memoria no falla
es un licor lombardino.

Del zaguan al sexto E
se nos fue media hora larga,
paramos a recoger
todo lo que al subir, baja.
- y viceversa, también -
con su prenda ya quitada,
dos medias de Marie Claire
me vendó bien la mirada,
¿Cómo no dejarla hacer
con manos tan delicadas?

Estando un rato en su casa
yo sólo pude entre ver
unas piernas venecianas
con zapatos peep toė.
Brindemos por ti, ragazza,
las medias no me quité,
me hayé entre la espada
del arcángel San Miguel
y la pared de su cama.
Prego...  ¿Me ataría usted?

Hay que imaginar la estampa;
ella atada y yo sin ver.
La intuición busca con ansia
manos al anochecer
con su caricia temprana,
dedos ciegos por correr
la aduana de su espalda,
ella me enseña a morder,
y yo a gritar en España:
¡¡Cómo se dice, joder!!

Pues ni amateur ni pionero,
aprendo con poca labia,
ella se arquea, yo la tenso
en corto con cierta gracia,
seguí su surco al encuentro
de su pétalo de dahlia...
Saltaron manos y perros,
y caí con elegancia
en sus piernas, prisionero,
de las tres barras de Italia.




Josetxu Errek®Elgran Ausente.  


Calle Llagarto, diciembre 2017